Connect with us

Privacidad

10 cosas con las que fantasean las mujeres pero no se atreven a confesar

Conocer chicas ahora 6991

Ni las japonesas son todas tímidas, ni las chicas del norte de Europa son frías en su totalidad. Al final, estos estereotipos nos sirven para categorizar mejor a una persona dentro de su propia cultura, pero también es cierto que en ocasiones pueden llegar a confundirnos bastante. Todos soñamos con ellas, y algunos incluso han logrado conquistarlas. Las mujeres latinas suelen tener curvas poderosas y mucha sensualidad para canalizar toda esa pasión que llevan dentro a través de gestos, palabras y miradas. Pero parecen inalcanzables, muchas veces, porque tienen ese punto de exigencia que les hace destacar a muchos pretendientes.

Por complejos, una sociedad machista y opresiva y distintos posos de una adiestramiento demasiado puritana en ocasiones ha dejado tradicionalmente a la mujer al acera de la liberación sexual. Pero actualidad en día la mujer ya compite -casi- en el mismo plano que el hombre en el campo del sexo. Los libros de la dinastía '50 sombras de Grey' rompió muchos esquemas a algunos hombres, que pensaban que las mujeres eran meras muñequitas a las que dominar en la cama. A veces, por miedo a no ser comprendida por otras mujeres.

Por lo general, lo morboso se asocia a lo sexual. De ahí que se mencionen las miradas y las insinuaciones morbosas. Sin embargo, también es usual que se califiquen como morbosas otro tipo de conductas. Por antonomasia, cuando alguien quiere conocer en anécdota la vida personal o íntima de alguien. Por extensión, definimos como morbo todo aquello que nos remite a la enfermedad mental. Ahora biem, debemos tenerlo claro: no siempre es así. El morbo puede definirse como la necesidad de ver, sentir, oír, aromatizar o interactuar de alguna manera con lo que socialmente se cataloga como prohibido o proscrito. Se trata, en esencia, de una fuerza que nos impulsa a entrar en contacto con ello y a experimentar placer al hacerlo.

Conocer chicas 818641

No es cierto. La realidad es que hombres y mujeres tienen las mismas necesidades de mantener relaciones sexuales, y las mismas ganas, pero sus ciclos funcionan de distinta manera. Algo que ha mantenido confundidos a los expertos durante mucho tiempo. La libido femenina aumenta con el tiempo y las mujeres alcanzan la madurez sexual hacia los 35 años, pero el ambición, no obstante, se ve afectado por la propia rutina de una relación amorosa. Esto no quiere decir que no quieran mantener relaciones sexuales, empero tienen motivaciones distintas para hacerlo.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.